16 de febrero de 2014

CAP 258. CARLOS, UN PASO DE GIGANTE

Cuéntame Cómo Pasó CAPITULO 258 "Cómo debe ser"
Hay que empezar por Carlos, porque lo que ha hecho en el  capítulo es muy valiente, es mirar al frente. Y  lo ha conseguido con muchos miedos, de hecho,  los peores. Karina, inmediatamente ve lo que sufre y lo que necesita y por ello se vuelca en ayudarle, en cuidarle, en animarle. Al igual que sus padres que se les veía la preocupación en los ojos cuando  le notan profundamente triste. Carlos necesita como agua de mayo sus abrazos. Qué mirada tan distinta y agotada tiene... No, así no puede seguir el Heredero.


Escena
Por ello el muchacho se arma de valor y da un paso al frente. Su sorpresa fue que se encuentra a una profesional en las antípodas de lo que había imaginado y de todos los tópicos de diván de las películas,  más acentuados en aquella época.  En la consulta conoce a  Lucía, que le trata con madurez, firmeza  y mucha comprensión, y sobre todo con ningún prejuicio. Le habla de tal manera que enseguida conecta con él y le va abriendo paso para que le cuente qué le ocurre con confianza. Le transmite optimismo, comprensión y fortaleza, “lo vamos a coseguir”.  Siempre que hablo de psicólogos en televisión, se me vienen Los Soprano a la cabeza. Si un gran y temido gánster era capaz de ir, darlo todo y mostrarnos su lado vulnerable, ¿por qué  no nuestro Carlos en Cuéntame?

¿Qué es lo que le ocurre? Carlos hace un resumen y se basa en que piensa que su vida no vale un duro y que le pueda volver a pasar lo que en la cárcel. No puede ver cuchillos, desconfía de todo el mundo, vive aterrado. No es fácil desnudar a un personaje con miedos tan terribles al gran público, por eso me gusta esta trama para Ricardo Gómez, que sin duda hará madurar a Carlos, entenderse a sí mismo. Y todo hablando, tomando oxígeno. Carlos va a poder, ¡claro que va a poder!, sobre todo contando con tan buen apoyo. En definitiva, fantástica y muy sutil la escena y primera aparición de Bárbara Goenaga.

TODOS A VOTAR,
“Votar o no votar, eso depende”, como dice el buen gallego de Pepe.  ¡Vamos al barrio! Cuéntame recupera San Genaro para contarnos, echando mano de los personajes de siempre, la campaña electoral de 1982. Y lo cuentan con arte, con pluralidad de pensamientos, y, sobre todo, con respeto. Cada uno con su criterio e ilusión vota a quien más le cuadra con sus anhelos: A Herminia, a pesar de su bonita amistad con Suárez, le da más seguridad Fraga; Merche se interesa por el cambio del PSOE, al igual que el servicial de Pepe;  Miguel no se separa de su Carrillo;  Josefina quiere mano dura con Blas Piñar; Paco se declara de izquierdas y Paquita lee de buen grado los panfletos de Antonio de la CDS.  Pero el que más nos divirtió fue ese genuino  Ramón, apoyando a la “Solidaridad Española” de extrema derecha de Tejero. Genial los puntazos de Manolo Cal: Si me hacen diputado, aquí todo el mundo a llamarme señoría” “billetitos con Tejero Antonio”.(Escena) Qué desparpajo tenía en televisión hablando del no al divorcio. 

Muy travieso y campechano también fue el final con la familia viendo las campañas electorales de los diferentes partidos con el “Diablo” de Miguel Bosé de fondo.  En esos años había ilusión por la política, esperanza, ganas de cambio, de disfrutar de las libertades recién adquiridas y eso se vio fenomenalmente reflejado en la diversidad de los personajes. A Antonio, ni más ni menos, se le iluminaba la cara al ver a su Suárez del alma en la tele como si de un héroe se tratara. Esta vez, aunque sabía que no iba a ganar, no quería defraudarle aunque fuese una irresponsabiidad. El fracaso de la CDS fue estrepitoso y a Antonio no le firman las letras por las banderas. A esto se le junta que nadie le apoya con su voto, se ve solo, incomprendido,  lo cual confluye en otro frente con Merche.

Escena
DÉJAME EN PAZ 
El matrimonio de nuevo se distancia, discute y se abre más la brecha entre ambos. Imanol Arias y Ana Duato tienen una secuencia de casi 5 minutos buenísima  mientras se desvisten para ir a dormir.   En ella Merche reconoce el haberse equivocado en parte con lo de Clara, pero también soporta que le diga Antonio con bordería que en los matrimonios hay que “aguantar mucho” cuando hablaban de Paquita y Miguel. Para suavizar ella le habla de “su” vino y de la revista.  Merche le lee el artículo de Paz y los piropos que esta le profesa… y ¡ay!...vuelven a aparecer los violines…, entre tanto mal sabor, vuelven a sonar. Y para más inri,  hace incapié en volver a verla, lo cual provoca en Antonio mayor incomodidad.  Además,  no soporta que le hable de su vino como si fuera solo de él. “Déjame en Paz” le dice. Qué irónico...

En otra discusión, Merche le dice varias verdades“a ti lo que te molesta es que no hagamos lo que tú dices” y “necesitas tanto espacio, que no dejas a los demás”. (Escena) La Milano hablaba de Clara pero más bien era de ella misma.  Los intereses de ambos se separan de una manera contundente. “¿Comemos o discutimos? Qué hay ropa tendida” dice Herminia. 

Escena
QUÉ BUENA ES CLARA
Clarita se mete en medio inocentemente.  Qué buena persona es, qué amargo rato pasa con la no muy educada crítica de Estefanía. Prefiere irse por sí misma y ahorrarle el mal trago a Merche de despedirla y de decirle que no encaja en un ambiente más sofisticado.  “Me voy con los míos, con mi gente de siempre”. Siempre maravillosa  y qué gran dramática Silvia Espigado.

No le falta razón a la muchacha cuando dice “a veces para encontrar lo que te gusta hay que probar otras cosas”. Lo malo, es que le da ese consejo precisamente a Antonio que escucha  violines de vez en cuando.  En ellos estaba  pensando  mientras leía de nuevo las palabras de Paz: “Antonio es un hombre intuitivo e inteligente con un conocimiento ancestral de la tierra y un profundo amor por el vino”. (Escena)


UN MAL DIVORCIO, TE MIRO Y NO VEO NADA
En ese momento llega Miguel profundamente abatido. Su matrimonio se ha ido al garete con mucho odio y rencor por parte sobre todo de Paquita. “Esa mirada de muerete”  fue tremenda. Qué ultraje y mala leche por parte de La Loba el romper la bandera del Atleti (escena). “Esa bandera es sagrada en este bar, más que la cerveza”, decía Miguelón.  En cambio, aunque parezca de hierro, Paquita  ha sufrido mucho con sus infidelidades, ”te miro y no siento nada” le dice con dureza.  

No se soportan, y por ello decide irse. Siempre les hemos visto de cizaña lo cual no quita que de pena verles así cerrando un divorcio malísimo. Es el fin de un matrimonio que contrasta  con  el de Antonio y Merche, muy distinto, más visceral y tormentoso, pero que, al fin y al cabo, se quiso mucho.  Da qué pensar en que puedan terminar así las cosas y más viendo a nuestro matrimonio Alcántara tan mal últimamente.

A Antonio no le viene mal la penitencia que le pone Froilán por la travesura de su hija. Muy entretenida la trama de María, queriéndose ganar a su mejor amiga y soñando con banqueros vestidos de diablos. Como siga así, va a ser la próxima Alcántara que veamos entre rejas. Qué rica Paula Gallego cuando su madre le pilla, se le cae hasta el bocata,  y qué bruto, pero divertido, su padre: “¿qué has hecho?, ¿te ha dejado embarazada Pepón?”

En definitiva, un capítulo coral, muy de barrio, con los de siempre, y cada uno con sus pareceres, ilusiones y esperanzas. Cuéntame logra un gran cuadro representativo y no es nada sencillo. Pero lo importante es quedarse con las ganas de diversidad y  de respeto, (a Ramón le queremos mucho jeje)  y  también la sensación de esperanza y optimismo al ver dar a Carlos ese paso de GIGANTE.  


EL DETALLE
¿Qué es el Atascaburras?. Herminia insiste en preparárselo a su nieto,pues es un plato muy manchego, muy de la sierra de Albacete, lugar de origen de los Alcántara.
 RECETA e historia. 

CANCIÓN_

ESCENAS.

3 comentarios:

  1. La que se nos viene encima con Antonio y Merche, nada más que hacen discutir...

    Coincido contigo, Ricardo Gómez es un gran actor y está llevando la trama de Carlos estupendamente, a ver que nos depara en el siguiente capítulo!
    Como siempre muy buena crítica, ya estamos deseando que llegue el jueves. Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Chan, queda muuucho por venir ;) !

      Eliminar
  2. ¡Ay amiga! Qué gran frase la de “un capítulo muy de barrio”. Volvemos a San Genaro y a tramas muy familiares, de los que nos gustan. Sabemos que la vida avanza y cada cual sigue su camino… llámame nostálgica pero ¡echo tanto de menos los momentos de Carlos en el descampado y la escenas de unos ingenuos Antonio y Merche haciendo cuentas para llegar a fin de mes! Aunque como digo todo sigue y la serie también avanza. ¡Vaya si avanza! No puedo parar de decirlo, estoy alucinada con la actuación de Ricardo Gómez. ¡Menudo carrerón le espera al heredero!
    Muy triste la escena de Miguel y Paquita. Aunque los sentimientos cambian y es duro decirlo, las verdades solo te las dicen los que te quieren. Ellos se han querido, mucho, pero no pueden seguir juntos. Paquita ya ha pasado página y Miguel, pobre Miguelón, menuda temporada lleva, solo le falta que vuelva Esperanza demostrándole que le va genial en el amor para que termine de hundirse. A este paso toda la familia va a tener que ponerse en manos de Lucia.
    Me alegra mucho dar la bienvenida a Bárbara Goenaga. Es GRANDIOSA. La sigo desde que éramos niñas y actuaba en Goenkale de Euskal Telebista. Como cada año llegan nuevas caras que deben estar a la altura del nivelazo que se respira. En este caso estoy segura de que va a dar la talla. Para qué te voy a engañar, va a ser mucho más agradable ver como Lucía ayuda a Carlos que ver a Paz destrozando a Antonio y Merche…
    Estoy deseando que llegue el jueves. Mientras tanto habrá que disfrutar de la semana, quizá pida a mi abuela que me prepare un Atascaburras ¡Vaya pinta!

    ResponderEliminar